Archivo de la categoría: Reflexiones

Asegurar el regreso

DarthAbrahamFotografía de Darth Abraham

 «Y cuando uno se retira con la satisfacción del deber cumplido no necesita arrojar una moneda, como en la Fontana di Trevi, para asegurarse el regreso; uno sabe que ha de volver al día siguiente, o en algunos casos a los dos días… o tres o más… Bueno, no sé, en algún momento convendría probar con la moneda».

De ‘Loas al cuarto de baño’, Les Luthiers.

Anuncios

Diálogo interior del Ba

Regina H.
Fotografía de Regina H.

«Arroja las quejas a la pila de leña, tú, mi compañero, mi hermano […]. Quiéreme aquí cuando hayas apartado [la idea del] Occidente. Pero cuando se desee que tú alcances el Occidente, que tu cuerpo se una a la tierra, yo alzaré el vuelo, después de que la fatiga te haya atacado y entonces nosotros habitaremos juntos».

Diálogo egipcio del Ba. ‘El Egipto faraónico’, F. Lara Peinado.

Derramar la taza

colour-cup-137
Fotografía de Birgit Presser

 

 

 

Nan-In, un maestro japonés de la era Meiji (1868-1912) recibió cierto día la visita de un erudito profesor de la Universidad que venía a informarse acerca del zen. Nan-In sirvió el té. Colmó hasta el borde la taza de su huésped, y entonces, en vez de detenerse, siguió virtiendo té sobre ella con toda naturalidad. El erudito comtemplaba absorto la escena, hasta que al fin no pudo contenerse más. «Está llena hasta los topes. No siga, por favor». «Como esta taza», dijo entonces Nan-In, «estás tú lleno de tus propias opiniones y especulaciones. ¿Cómo podría enseñarte lo que es el Zen a menos que vacíes primero tu taza?».

 

 

 

Carne de Zen, huesos de Zen.

 

 

En blanco

Lo he dejado en blanco, y es lo que me sorprende. Después de haber proyectado en él tantas cosas. Después de haberme ido. Después de todavía no querer volver. Aún sigue ahí, y sigue en blanco. Como esperando recibirme sin nada. Como esperando recibirme otra primera vez. Como esperando, una vez más, que vuelva.

La caridad

29931759Fotografía de MaukBisch

 

 

 

 

 

«Parlez-moi de générosité. Pas de charité. Je déteste la charité. Je passe mon temps à la faire, simplement parce que je suis trop faible pour imposer la justice».

«Hábleme de generosidad, no de caridad. Yo detesto la caridad. Paso mi tiempo haciéndola simplemente porque soy demasiado débil para imponer la justicia».

 

 

Jacques Brel.