La vorágine en la fuente del eterno retorno

La vorágine de los días, las monedas, los deseos sin cumplir, los acontecimientos obligados, los escritos de despedida, los anexos de una revuelta. He recordado la clave y he venido a parar de nuevo aquí. Con la certeza de haber evolucionado en otro, celebro en esta callada ocasión todos los que me dejé siendo en el camino. Vengo a buscar consuelo terapéutico a mis aflicciones, contándoselas a esa nada misteriosa que de vez en cuando escucha. Esa nada convertida en nuestra mas fiel aliada y compañera. Todos los descubrimientos nos aguardan. Hemos escupido la hiel. Y el mundo sigue enteramente nuevo. Comencemos, más solos que nunca esta vez. Pero aún lo esperábamos. Bienvenido, capitán. Lo echábamos en falta.

Anuncios

Publicado el mayo 31, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: