Beber a la luz de la luna

Fotografía de Simone Mathias

 

 

Cuenta la leyenda que, una noche como la de hoy de hace 1250 años, el poeta chino Li Po bebía mientras navegaba por el río Yangzi. Embriagado y aturdido por el reflejo de la luna, creyó poder abrazarla entre las aguas. El efecto del alcohol mezclado con su ensoñación lo precipitaron hacia la profundidad. Y allá se quedó sumergido para siempre, ahogado en su imposible.

 

Una copa de vino entre las flores,
bebo solo, sin compañía.
Alzo la copa, y convido a la luna.
Ella, mi sombra y yo, venimos a ser tres amigos.

Aunque la luna no acostumbra a beber,
y mi sombra perezosa imita en vano,
las tomo por transitorias compañeras.
Divirtámonos, amigas, antes de acabar la primavera.

Canto mientras la luna pasea.
Bailo mientras mi sombra se enreda.
Antes de la embriaguez nos entretenemos juntos,
después, cada uno marchará por su lado.

Oh Luna, serás mi inmortal compañera,
nos encontraremos a menudo a través de la Vía Láctea.

 

 

Anuncios

Publicado el junio 25, 2012 en Poesía. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: