Abandono

Esta mañana me parece demasiado tarde, tarde para empezar, tarde para encontrar las ganas, tarde casi para cualquier cosa. El motor de los coches arrastra su lamento de un lado a otro bajo la espesura de un manto gris y sin sentido. Todos pasan, quejosos, asmáticos, tosiéndole a la cara del invierno. Todos pasan, cansados, torpes, desplomándose hacia el infinito. Se van en paradójica fila, dentro  del desorden de las calles vistas desde mis ojos. Huyen, yo no sé a dónde. Y a veces paran, como si quiseran quedarse, pero en cuestión de  segundos son ya una bandada de petirrojos atravesando esta gran nube, por encima del tiempo, más allá de la lluvia. Todos pasan. Se escapan. Abandonan. Todos se van sin mí.

Anuncios

Publicado el febrero 4, 2010 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: