“Luces de Bohemia”, Ramón del Valle-Inclán

“Luces de Bohemia” está considerada como el inicio de un nuevo género literario que su propio autor, Ramón del Valle- Inclán, convino en denominar como “esperpento”. Bajo este sugestivo título, “Luces de Bohemia”, se esconde una obra de teatro tan oscura y grotesca que termina siendo todo un reflejo condensado de la situación social y política de la España de los últimos coletazos de la Restauración. El autor lleva hasta tal extremo la caricaturización de los personajes que la deformación de éstos produce situaciones tan aparentemente absurdas como cargadas de crítica mordaz a todo un sistema y un estilo de vida decadente y falto de moral.

Me ha resultado una lectura muy amena la lectura de esta obra. Por un momento, Valle logra inmiscuirme de lleno dentro de esa cotidianidad castiza donde se mezcla sin distinción lo culto con lo chabacano. Uno descubre hasta qué punto las personas se convierten en verdaderas aves de rapiña dentro de un sistema corrupto en el que, como bien dice su protagonista, Max Estrella, tiene mayor premio la trampa y la pillería que el verdadero talento. La tragedia de este poeta en busca de reconocimiento adquiere tal punto de burla, que pasado el tiempo en el que transcurre la narración, un solo día, no importa ya tanto su triste desenlace como la descripción de una realidad tan corrompida y deformada que de puro envilecimiento acaba convirtiéndose en parodia de sí misma. O lo que es lo mismo, en un esperpento.

Y es que de “Luces de Bohemia” no se salva absolutamente nadie. Incluso Max Estrella ve con buenos ojos, paradójicamente a su ceguera, recibir su parte del pastel del “fondo de los reptiles”, donde se pone en evidencia de qué manera el poder de influencia era prácticamente el único determinante a la hora de ascender en la escala social, y no ya sólo eso sino la diferencia sustancial entre pasar o no pasar hambre. Otro de los aspectos que parecen dignos de reseñar dentro de la obra son las continuas alusiones a la muerte y a la religión, que a mi entender actúan como recordatorio de la brevedad de lo que es la vida o como definiría el propio Valle- Inclán en sus versos, “polvo en el viento volador”, y del peligro de vivir sin atender a ningún tipo de valores y sin el más ligero escrúpulo.

Señalar, por último, o más bien recomendar a quien esté interesado en disfrutar de esta significativa obra de teatro, la edición de la editorial Austral que incluye, además de una acertada introducción de Alonso Zamora Vicente, un valioso apéndice didáctico a manos de Joaquín del Valle Inclán, en el que se puede profundizar de manera muy amena en el significado y propósito de “Luces de Bohemia”.

Anuncios

Publicado el enero 19, 2010 en Literatura. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: