“Café Irlandés”, Stephen Frears

“Café Irlandés” (The Snapper, 1993), de Stephen Frears, director de películas como “Las amistades peligrosas” o “Alta fidelidad”, es una cinta que a mí me ha dejado bastante indiferente. No quiero decir con esto que nos encontremos ante una mala película, tiene aspectos muy destacables, aunque casi todos ellos giran en torno a las interpretaciones de los actores. La historia de esta chica con un embarazo no deseado que se niega a contar a nadie, ni a su propia familia, quién es el padre de la futura criatura, es un argumento que se tornaría demasiado plomizo si no fuese narrado con el tono ligero, cómico, descarnado y a ratos incluso soez con el que se nos transmite. En realidad es esa forma cotidiana y espontánea la que nos libra del tedio de un guión repetitivo en el que se agradece la ausencia de pretensiones.

Como digo, son los actores los que salvan a “Café Irlandés” de la zozobra, especialmente sus dos protagonistas, la chica embarazada y su padre, sobre todo este último. Colm Meaney ameniza de tal forma con la comicidad y naturalidad de sus reacciones que se convierte en la verdadera atracción de toda la película. Cada vez que interviene en la pantalla, encontramos esa chispa de la sonrisa, a veces hasta la ternura, en un personaje cortado por el patrón de un padre de familia aparentemente despreocupado, carente por completo de los valores propios de un cabeza de familia tradicional.

Fuera de esto, la estética brumosa y ensoñiscada de “Café irlandés”, tan propia de las series de televisión de principios de los noventa,  me pareció particularmente horrorosa. No sé por qué generalmente el cine de esa época me parece que envejece tan mal, lo ves y es como si hubiesen pasado décadas y décadas, cuando en realidad viene de la misma vuelta de la esquina.

En definitiva, no se pasa un rato desagradable al verla, y uno descubre en ella de qúe manera la presión del qué dirán, o mejor dicho, el qué dicen, puede atormentar incluso a aquellos que parecen más ajenos a los comentarios o habladurías de los demás. En cambio, más allá de esto y de disfrutar un rato con Meaney, imágenes que se suceden sin pena ni gloria.

Puntuación: 5

Anuncios

Publicado el diciembre 5, 2009 en Cine. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: