“Ebriedad”

Los borré, los borré y no me arrepiento,
licores que el tiempo saborea lento,
de la noche esta, de cualquier lamento,
los dejé volar, los arrancó el viento.
Abrí el cajón, se fueron con la prisa,
Garcilaso quedó, vida mía, Elisa,
se apagó el candil, desprendió su risa,
los dejé marchar, tristeza sumisa.
Y algo así pasó que ya no volvieron
de la mía o de ninguna soledad
nunca más se supo si anduvieron.
Recuerdos y fantasmas, perecieron,
ahogados un instante en la ebriedad,
los lancé a la eternidad, allá se fueron.

Soneto de Ebridad. Eduardo Asensio

Anuncios

Publicado el abril 26, 2009 en Poesía. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: