Insomnio de temporal

Amenaza de frío la madrugada
cargada de arte y birlibirloque,
encontraré motivos en la almohada
antes de que la noche dé el último estoque.
Los viernes sin sol, tendido en la acera
se hace más duro esperar la primavera.
Si tercia el viento de poniente y levanta esta vela
qué más da si es la suerte, el salario congela.
Del abrigo de la ventana camino del desempleo
crisis en el desayuno, paciencia y poleo.
Hablo de escapar, insinúo de irme
A dónde, pregunto, vosotros decidme.
Gotas que desesperan, alguien dijo:
“Monotonía  de lluvia tras los cristales”.
Pernocta el mal fario en cuánto elijo
se me agria la leche,  ya llegan carnavales.
Cuando creo haber perdido la palabra exacta
ahora, que todas gotean a lo mismo,
a punto estaría de escupirle mi ingenio al abismo
a no ser porque aún guardo una poca educación intacta.
Pero hablar de mí se hace pesado,
y ya que el tiempo es conversación de ascensores,
dejaré, hasta otro momento, apartados sinsabores.
Corazón, llámame Lola, hoy no me llames dolores.

Anuncios

Publicado el febrero 6, 2009 en Poesía. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: