Así en el guión como en nuestra vida

“De todas las formas de escritura, la cinematográfica es la más difícil. Es necesario un mínimo de capacidad literaria, con un sentido especial del diálogo, que debe parecer real sin serlo, y un buen conocimiento técnico de la realización. De lo contrario lo que se escriba será irrealizable, aunque sólo sea por razones de presupuesto. Hay que saber cuánto cuesta lo que se escribe.

A todo esto hay que añadir una cualidad singular muy difícil de conseguir y mantener: una cierta humildad. Y no sólo porque en la mayor parte de los casos la película acabará perteneciendo al director, cuyo nombre será el único en ser glorificado (o denostado), sino también porque la obra escrita acabará finalmente desechada. En el camino hay que poder redirigir nuestro amor, nuestros sentimientos hacia la película, pues, cuando finalmente exista, todos nuestros esfuerzos e investigaciones desaparecerán.

…En el caso de un guión, la deseada desaparición de las articulaciones de la historia, la eliminación de los efectos más visibles, sólo tiene un objetivo: transformar la invención en apariencia de realidad. Su triunfo es la desaparición. Por eso el guión es el elemento menos visible de la película. Es como una materia prima que se disipará en el aire. Siempre presente, pero impalpable. Lo que cuenta es lo que vemos, pero lo que se ha suprimido aún está ahí, tras la película o a su alrededor, como los años de entrenamiento del atleta que posibilitan los más complejos movimientos y los hacen parecer sencillos”.

Jean Claude Carrière en su libro “La película que no se ve”

Y yo me pregunto: ¿No es esto exactamente lo que ocurre con todo lo que hacemos en nuestra vida? ¿No es verdad que todas nuestras obras, una vez terminadas, se olvidan de todos los esfuerzos e investigaciones que nos supusieron y deciden emprender su propio camino, convirtiéndose en las únicas dueñas de sí mismas? ¿No es verdad que, una vez que las regalamos al mundo, dejan de ser nuestras pero nos siguen guardando a nosotros dentro de lo que en ellas, aunque no se ve, constituye su esencia?

Anuncios

Publicado el febrero 24, 2008 en Cine, Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: