“The last knit”, o hasta dónde somos capaces de llegar por obsesiones absurdas

Me estoy comenzando a aficionar peligrosamente a los cortos de animación, y es que he descubierto, en contra de lo que pensaba, que se pueden encontrar muchos que son buenos y, además, bastante artísticos. A este paso me voy a plantear el transformar esta bitácora en una dedicada exclusivamente a dicha temática. La cosa podría quedar en algo así como “Cortoflexiones de Animatácora”. No suena mal, ¿verdad?. Voy a planteármelo muy seriamente. Mientras lo hago, aquí les traigo, siempre para su deleite, como no, otro de mis recientes descubrimientos.

La pieza en cuestión se titula “The last Knit”, que podríamos traducir, un poco por libre, como “El último coser a ganchillo”. Escrito y dirigido por la finlandesa Laura Neuvonen para el estudio de animación Anima Vitae en el año 2005, este corto, de poquito menos de 7 minutos, es una poética advertencia de hasta dónde son capaces de hacer llegar las obsesiones al ser humano. Creo que tiene mucha razón. Es curioso darse cuenta como, a veces, uno se empeña en continuar rompiéndose la cabeza en algo que es completamente absurdo, simplemente por el hecho de que lo ha empezado y se ha propuesto terminarlo saliéndose con la suya.

“The Last Knite”, de Laura Neuvonen

Anuncios

Publicado el febrero 14, 2008 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Joder, Eduardo vaya tela. Te animas a las pelis buenas sin contar con nadie. Bueno haré caso a tus recomendaciones. (Recuerdo cuando me recomendastes la Beef Supreme, qué maravilla!!)

    Bueno Eduardo, acuérdate de los pobres desgraciaos. Si no quieres, no te acuerdes, tampoco es cosa mía.
    Nos vemos entre payasos.

  2. Pero Rafael, ¿cómo que me animo a las buenas pelis sin contar con nadie? Lo que pasa es que soy un arriesgado del visionamiento fílmico y tengo que estar contínuamente buscando nuevos talentos. En una cosa sí te doy la razón, haces bien en fiarte de mis recomendaciones. Aunque yo, la verdad, me seguiría fiando mucho más de las de Gonzalo.

    Por cierto, hablando de payasos, la Beef la han eliminado de la carta. Para que te des cuenta lo poco que sabe apreciar la verdadera categoría el populacho. Los que nacimos con el gusto fino somos unos incomprendidos en este mundo lleno de banalidades y ordinarieces.

    Y ya que estamos, otra recomendación. No veas “No country for old men”, o si la ves al menos ve avisado. Menudo pestiño de película. Lo único bueno que tiene es que Bardem no se dobla a sí mismo, se agradece no tener que escucharlo con la misma voz de gilipollas que ponía en “Los fantasmas de Goya”. Hace bien de malo malísimo, sí, pero vaya historia más estúpida.

    En fin, a ver si es verdad que hacemos el payaso pronto. Mientras tanto, lleva cuidado con el proba proba, los micrófonos, sin amor, los micrófonos, hamburguesitas, los micrófonos, el onanismo, los micrófonos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: