Con “Z” de zalamero

Define la Real Academia la palabra zalamero de la siguiente manera: “que hace zalamerías”. Y si uno, que suele ser curioso hasta el final, va y busca de nuevo por la palabra zalamería se encuentra: “demostración de cariño afectada y empalagosa”. Pues bien, seguidamente, ese uno, que entre sus defectos también contempla el de buscar entre las cosas sus conexiones, y de esto buena culpa la tiene tener que vivir, para expresarse, dentro de este mundo hipertextual, piensa en el marketing político que el PSOE ha venido utilizando para darle valor a la imagen del presidente Zapatero a lo largo de esta semana y, concluye que, a la larga lista de valores terminados en “z” que nos han querido vender, se les ha olvidado añadir el que, probablemente, mejor transmiten: “zalameridaz”. “Zalameridaz”, porque ya nos empiezan a hacer demasiadas carantoñas. “Zalameridaz”, porque ya tenemos la experienca de que cuanto alguno de estos más se acerca, algo más quiere sacarnos.

Entiendo que, aunque las elecciones estén, como quien dice, a la vuelta de la esquina, tal vez parezca demasiado pronto para empezar a hacer campaña con tanta intensidad. Muy a pesar de que como dice Pepe Blanco: “Cuando un partido ha gobernado durante cuatro años y pide a los ciudadanos que le renueven la confianza, lo primero que tiene que hacer es explicar su gestión“. Y digo yo que en algún momento tendrán previsto darle un giro, porque como se vayan a tirar 4 meses dibujando “zetas” a lo largo y ancho del país, nos van a terminar dejando un roto, y le van a terminar dando la razón a la oposición en aquello de que van a terminar por rompernos España.

Pero no se asusten, al parecer sólo es la primera fase del plan, el cual tienen pensado desarrollar únicamente hasta el 25 de noviembre. Pero, ¿qué vendrá después? ¿cómo se van a llevar las cosas cuando los del otro lado salgan a la palestra? Todo a su debido tiempo. Aunque si pensamos en la lógica de la progresiva reducción de las siglas, en un principio “ZP”, y ahora “Z”, lo mismo después terminan por quitarle el palo de abajo a la letra y lo dejan todo en un 7. Lo cual confirmaría, de manera irremediable, la teoría apocalíptica de que nos lo van a dejar todo roto. Y no permita la virgen que esto ocurra, ni que el PP, en su afán por el gobierno, termine por comprarme la idea para su campaña. Si bien, esto último, sí que estaría dispuesto a negociarlo.

Anuncios

Publicado el octubre 27, 2007 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: