“Deconstrucciones” de la cocina moderna

Tengo yo un amigo, él sabrá a quién me refiero si es que lee esto, con el que he bromeado muchas veces acerca de nuestra situación en la lista de espera para que ir a cenar un día al Bulli, restaurante de Ferrán Adriá. Aunque ninguno de los dos solemos ser de comidas minimalistas, sino que nos gusta que de lo bueno siempre haya en abundancia (aunque a veces no sea tan bueno), creo que en el fondo tenemos curiosidad por probar los placeres que se le deben ofrecer al paladar en un restaurante tan prestigioso.

Supongo que a estas alturas ya conoceréis a este cocinero, puede que el más famoso del mundo. Un tipo que interpreta la cocina como si de una obra de arte se tratara, razón que ya de por sí me parece más que suficiente para justificar que sea tan alabado. Aunque sus procederes son un tanto extraños, siendo precursor de la técnica denominada por él mismo como “deconstrucción, que consiste, grosso modo, en separar los diferentes elementos de un plato para luego alterar su orden habitual al recomponerlo, lo cierto es que el producto que resulta debe de ser muy bueno ya que el cubierto sale a razón de 175 eurillos de nada. Cifra que, por otro lado, parece razonable si tenemos en cuenta que la degustación se compone ni más ni menos que por treinta platos.

Asimismo, Ferrán Adriá es conocido por su especial gusto en la inclusión de espumas en sus composiciones, creadas a base de nitrógeno líquido por medio de sifones. Además de que, también, uno de los aspectos por el que el cocinero muestra especial atención es la presentación. Es por ello que cada plato se ofrece en muy pequeñas cantidades, como si de un bocatto di cardinale se tratara, y en vajillas que deben de ser muy elegantes, cosa que yo en extremo consideraría necesaria, pues en última instancia se termina viendo más el plato que la comida.

Pero en fin, disgresiones e ilusiones aparte, me parece, amigo, que va a tener que pasar tiempo para que podamos estar entre los 8.000 elegidos, número máximo de personas que pueden comer en el Bulli al año. Así que desde aquí te aliento de manera pública a que nos sigamos conformando, como el 90% de la población, con la fast food, al menos de momento. Y mientras esperamos, como el que no se consuela es porque no quiere, te dejo una cosa que seguro te va a quitar el mal sabor que supongo te habré dejado al confirmarte esta mala noticia.

Parodia de Ferrán Adriá en el programa “Muchachada Nui”, de los creadores de la Hora Chanante, y que se emite los miercoles a las 23.30 horas en La 2.

Anuncios

Publicado el octubre 12, 2007 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Hombre yo no tengo prisa y creo que tu tampoco. Y visto la lista de espera nos da tiempo a ahorrar unos eurillo. Pero mientras degustaremos el arte que se cocina en los restaurante (vaya insulto a la gastronomía) del payaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: